Joomla TemplatesWeb HostingFree Money
Visite Nuestros Portales Especializados
Empresas, Productos, Marcas, Cultura, Salud, Industria de la hospitalidad, Deportes Tecnología, Telecomunicaciones EconomiayMercados.com Libros Canal de YouTube Síganos en Twitter Estamos en Facebook

Home » Especiales » Noticias » Oxfam de Colombia revela resultados de estudio sobre TLC de Colombia con Estados Unidos

Calendario Colombia

Calendario Colombia 2021



Calendario Colombia 2022

Twitter Síguenos

Noticias de Tecnología

Guía para Periodistas

Privacidad
en
Internet
para
Periodistas
Por Michael Dagan

 Privacidad en internet para periodistas
Lectura Sin Costo
Edición en Línea
En Español

Evaluación de Productos

Indicadores Económicos

Estado del Tiempo

Hora Legal en Colombia

 
Oxfam de Colombia revela resultados de estudio sobre TLC de Colombia con Estados Unidos
Especiales - Noticias
Lunes, 09 de Diciembre de 2013 14:00

Adriana Rodríguez, Oxfam en Colombia
Adriana Rodríguez, directora encargada de Oxfam en Colombia
Apartes del discurso de instalación de la presentación de los resultados del estudio encargado por Oxfam de Colombia al economista Fernando Barberi, en donde se muestra la inequidad del TLC firmado por Colombia con Estados Unidos. [Video]

 

  • El Senador de la República de Colombia Jorge Robledo hizo algunos pronunciamientos relacionados con el TLC al finalizar el primer año del acuerdo. Presentamos un video con sus principales pronunciamientos.

Algunos de los apartes del discurso de Adriana Rodríguez, directora encargada de Oxfam de Colombia:

Estamos convencidos de que avanzar en el reconocimiento y la inclusión social, económica y política de los campesinos, es fundamental para resolver la pobreza rural, la desigualdad y el conflicto interno en Colombia.

También estamos convencidos de que los acuerdos comerciales entre iguales pueden beneficiar a ambas partes, al crear oportunidades de acceso a nuevos mercados.

Sin embargo, cuando la negociación se da entre partes muy desiguales los países ricos suelen imponer sus condiciones, obteniendo importantes ventajas para sus sectores y para las empresas transnacionales, en detrimento de sectores económicos de los países en desarrollo. Esta situación la ha evidenciado Oxfam tanto en los Tratados o Acuerdos de la Unión Europea con África y América Latina como en el caso de los EEUU y los países de AL.

Algunas referencias sobre lo que ha pasado a países de la región tras la firma de los Tratados con los EEUU:

En México “la llegada de maíz subsidiado de los EEUU afectó a los 18 millones de campesinos que lo cultivaban, quienes sufrieron el efecto del desplome de precios en un 45%, situación que no ha estado acompañado de reducciones en el precio de la tortilla”, base de la alimentación mexicana.

En Centro América, de acuerdo con otros estudios “los que se han beneficiado son las industrias importadoras mono y oligopólicas que concentran los contingentes de importación y no trasladan el beneficio fiscal a los consumidores”.

En Honduras específicamente, el precio de importación del arroz cayó en un 40% entre 1994 y 2000 debido a la reducción de los aranceles, pero los precios al consumidor subieron un 12% en este mismo período. Allí, los cinco principales importadores controlan el 60% del comercio de arroz.

Ahora en Colombia, tras analizar los datos disponibles correspondientes a los primeros nueve meses desde la entrada en vigor del TLC entre Colombia y los Estados Unidos, mediante la investigación encargada a Fernando Barberi, se confirma que el sector agropecuario colombiano ha salido perdiendo con el Acuerdo. Ya Fernando explicará que no se trata de una medición de impacto, ni de resultados del Tratado, se trata de un análisis de las tendencias en los primeros meses del Tratado, que permite concluir sobre altos niveles de amenaza sobre la producción campesina.

Esto no debería sorprender. Diversos sectores lo habían advertido. Por ejemplo en 2005, cuando 80.000 pequeños productores de comunidades indígenas, los productores de arroz y de productos de clima frío realizaron sus propias consultas (el 98% se manifestaron en contra del tratado). Sin embargo no fueron escuchados y como recordarán, esto generó un amplio descontento. Durante octubre de 2008, 25.000 indígenas y campesinos del suroccidente y de otras regiones, atravesaron a pie el país en una movilización masiva solicitando que el gobierno escuchara su posición frente al TLC.

También se pronunció en este sentido, el exministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo, cuando cuestionó la forma en que se había negociado este TLC afirmando que el sector agropecuario “no debió haber sidoun comodín que se juega en las últimas de cambio en las negociaciones comerciales” o cuando dijo que “el anterior gobierno cometió muchas ingenuidades al negociar los capítulos agrícolas de los TLC”o “que se corría el peligro de que nos llenen de productos subsidiados, que los tienen muchísimo en los EEUU y en Europa”.

Y de la misma forma, hace solo 3 meses el país presenció el Paro Nacional Agrario con una duración de casi 3 semanas, en donde los impactos del TLC aparecieron en el centro de las preocupaciones. Estas son sus voces tan solo hace dos días en la movilización del pasado martes:

“Nos han sometido a competir en los mercados y no nos han suministrado los bienes públicos que se necesitan para competir, la infraestructura, la inteligencia de mercado, la innovación, la tecnología, son bienes públicos que el Estado debe proveer antes de someter a sus sectores productivos a una competencia desleal de productores extranjeros subsidiados” manifestaba un productor del Valle,

Mientras otro de Boyacá decía “Estamos sumamente afectados y el Gobierno no quiere retirar los TLC sabiendo que eso nos perjudica a nosotros. Nosotros estamos capacitados para producir toda la comida que necesita el país y hasta exportar”

Y finalmente, como lo mencionó Carlos, las estimaciones de Garay, Barberi y Cardona de 2009 que indicaban que el TLC impactaría negativamente los ingresos del 70% del campesinado en Colombia.

En efecto, como resultado de esta negociación desigual, la penetración de Estados Unidos en el mercado colombiano se ha producido de forma mucho más agresiva que la de Colombia en el mercado estadounidense, pues el valor de las ventas de productos nuevos de Estados Unidos a Colombia superó considerablemente al valor de las ventas de este último país a Estados Unidos. Esto se ha visto reflejado en un deterioro de la balanza comercial, tanto a nivel general como en los sectores agroindustrial y agropecuario.

Con la firma del Acuerdo, Colombia renunció a utilizar los aranceles de importación para proteger sus sectores productivos de la avalancha de importaciones a bajo precio. En este escenario, los productores y productoras campesinos se ven forzados a competir en condiciones de desventaja con productos importados desde Estados Unidos que reciben importantes ayudas y subsidios en origen. Sólo en 2012 los agricultores estadounidenses recibieron cerca de US$ 6.800 millones exclusivamente en forma de subsidios, una cifra seis veces superior a toda la inversión pública destinada a la agricultura ese mismo año en Colombia.

Las consecuencias no se han hecho esperar. El deterioro de la balanza comercial agrícola y agroindustrial entre Colombia y Estados Unidos está amenazando seriamente la producción a pequeña escala, especialmente la asociada con lácteos, arroz, maíz blanco y carne de cerdo, debido al importante aumento de las importaciones procedentes de Estados Unidos y la caída en los precios de importación. En todos estos productos la economía campesina tiene una participación significativa: es la responsable del29% de la producción de arroz, el 47% del maíz blanco, el 25% del ganado que produce leche y el 35% de los cerdos.

Y hay señales de alerta en cuanto al cumplimiento de las disposiciones del Acuerdo, pues en el caso de la carne de cerdo no se ha respetado el calendario de desgravación, al aplicar aranceles inferiores a los acordados para las importaciones procedentes de Estados Unidos.

Lo anterior confirma los pronósticos que advertían sobre los perjuicios para el agro colombiano como resultado del TLC con Estados Unidos y echa por tierra las expectativas de acceder al mayor mercado importador del mundo.

Este tema tiene una relación muy estrecha con el punto de “drogas ilícitas” que actualmente se conversa en la Habana. Como se sabe, la siembra de ilícitos se ha constituido en fuente de ingresos en muchas áreas rurales ante la ausencia de alternativas económicas viables.

De hecho, la pobreza rural y la ausencia de alternativas económicas en la economía formal ha impulsado a muchas personas a recurrir a actividades como los cultivos de uso ilícito para sobrevivir.

La causalidad entre la pobreza, las reglas comerciales y el cultivo de ilícitos se refleja en los testimonios de las comunidades en un estudio encargado por Oxfam en 2008:

“Con el maíz lo que pasó es que empezaron a traer de afuera, de otros países, maíz mucho más barato y nosotros no podíamos darnos el lujo de bajarle el precio al nuestro, entonces eso favoreció que la gente empezara a cultivar coca”. Así se expresaban campesinos frente al impacto de la apertura económica impulsada en Colombia a comienzos de los 90.

Es necesario que el país ofrezca a las familias que se han visto forzadas a abandonar cultivos tradicionales por cultivos de uso ilícito, como mecanismo de subsistencia, alternativas lícitas viables, que claramente con el estudio que hoy se presenta, se están estrechando. Al contrario, con las nuevas condiciones de competencia del TLC podría aumentar el número de familias que no encuentra viabilidad en los cultivos legales.

Ahora corresponde al Gobierno colombiano adoptar un sistema de seguimiento que permita actuar de forma oportuna para paliar los efectos negativos del Tratado sobre la economía campesina. A acelerar las medidas para desarrollar la capacidad productiva y la competitividad del sector agrícola, en particular de los pequeños productores, y revertir las tendencias preocupantes que socavan aún más su viabilidad.

 

Pronunciamiento de Jorge Robledo, Senador de la República de Colombia
Dim lights

 

Foto y video MarcasyMercados.com

 

 

Derechos Reservados - MarcasyMercados.com - 2005-2020 - Designed By Joomla